Salivazos, la cultura del esputo

Apuntes sobre el asunto de la baba.

*

Un niño de tres años camina de la mano de su padre, éste mientras va sin cuidado si el niño le sigue el paso correctamente, empieza a jalar escandalosamente todo el moco de la nariz chupándola hacía dentro, parece acomodar toda la caída de la mucosa en el paladar con gran facilidad. Sigue observando a los lados distraídamente, el niño también. La concentración salival es expulsada a unos centímetros adelante del camino del niño. Al caer la materia burbujeante es pisada por el chiquillo y ambos siguen su andar. Sigue leyendo