No a keiko

Apuntes del limbo democrático

Apuntes, dudas, teorías y problemas del  acontecer social y político nacional.

1.¿A quién se quiere tumbar? 2. ¿Milagros o acciones? 3. ¿Y si… muriera el preso? 4. Los movimientos de ideas mayores. 5. ¿Patear cráneos? 6. No golpees, informa. 7. Consciencia política.

1. ¿A quién se quiere tumbar? Las movilizaciones están buscando dar de baja a la candidatura de Keiko. La consigna general es que es tan corrupta como su padre por formar parte de su dictadura, se diría que estás marchas multitudinarias en la capital y en provincias es el eco de las marcha de los Cuatro Suyos (2000). El escenario ha variado: No vivimos en dictadura por ende, no se controlan los medios, no se ejerce represión en el pueblo, ni se compran los ministerios, etc. Sin embargo entendemos, sobre todo los ciudadanos de a pie, que el sistema se ha ido deteriorando en estos años de democracia. La ley que sigue siendo letra muerta y tiene más peso para unos que para otros. El caso más claro: El Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Sigue leyendo

El mundo en mi país

El año pasado realicé un viaje breve por vacaciones a Cartagena de Indias, Colombia. Días antes del periplo estuve conversando con una amiga que no veía hace mucho tiempo. Ella me comentaba que, por lo menos, cada medio año procuraba viajar a algún punto del interior del país; lo que me pareció genial y emocionante. Le sobre mis planes de visitar Colombia y tomar el sol totalmente relajado a pierna suelta en la playa, me reprendió como una madre a un hijo irresponsable “Deberías primero conocer el interior de tu país, antes de viajar a otros”. Por supuesto que después de este párrafo introductorio prosiguió con un largo argumento reprochándome sobre lo poco que me intereso por “conocer” mi país. Sigue leyendo

El final de la novela

fin

fin

Conversaba con ella sobre la novela. El día anterior tuve la idea de mandar el pequeño avance (unas 10 páginas), de la nueva novela, e inédita como todas las que hasta ahora escribo, para que me diera su opinión sobre el contenido, además ella tenía el cargo de editora amateur para mí; era un puesto que yo lo había inventado para ella a base de mi necesidad. Me comentó que estaba un poco impresionada por los capítulos que hasta ahora había podido leer. Creyó en un primer momento que la primera mujer en aparecer era ella. Lo negué rotundamente; era imposible que mí alter ego en la novela (el protagonista) la usara para satisfacer sus necesidades fisiológicas. El sentido que guarda la primera escena de coito, le dije, no tiene nada que ver contigo, tú eres otra protagonista, en sí, eres por la que escribo todo esto. Creí percibir una ligera emoción en su “¿sí?…” aunque quizás pueda equivocarme. Tuve que contarle como era su personaje: era un amor perdido, el verdadero amor dentro de la novela, pero que lamentablemente el personaje principal nunca iba a poder encontrar. Entonces me dijo un poco con resignación y con otro tanto de lástima, “¿Por qué?” Simple, le dije, está situación, la que vivimos ahora es toda mi culpa, mi precipitación nos puso en este punto donde no se puede volver a trazar líneas ni dibujar sonrisas sin que se crean falsas. Guardo silencio. Por eso decidí – y es porque creo que no voy a encontrar a nadie como tú otra vez, en esta vida u en otra, si es que la hay- que el personaje debe librarse de sus demonios resignarse que en los grandes errores no hay marcha atrás, las cicatrices son difíciles de borrar, darle sentido nuevamente a la palabra “Amor” después de haber sido infiel. Explicar los argumentos de la infidelidad es absurdo, baste decir que sucumbir a la tentación, cual Adán a la manzana, conlleva responsabilidades, si después de dar un mordisco a esa fruta encuentras que te gusta el jugo de su pulpa estarás saboreando el dulce néctar de la culpa; una vez en tu cuerpo ni defecarla hará que las expulses por completo. Sigue leyendo

El fenómeno Pulpin

Algunas ideas de los efectos que podría causar a los jóvenes la marcha contra la ley pulpin.

No se sabe a ciencia cierta qué tipo de fenómeno disuadió, de un momento a otro, a miles de jóvenes peruanos a protestar contra el Régimen Laboral Juvenil. Lo que sabemos es que ya van tres días de protestas y hasta ahora no se ha dado marcha atrás con la aprobación de la ley. Se habla seguido sobre los beneficios o lo perjudicial que puede ser la instauración de la ley para los jóvenes, sin embargo nos falta hablar del fenómeno en sí, de los jóvenes, esa masa heterogenia que busca un fin en común, ¿en qué podría terminar todo esto? Aquí unas luces. Sigue leyendo

Borrones infinitos: El novelista por excelencia

Esbozo de cómo Dios creo está gran novela que es la vida y de cómo Él es el novelista por excelencia.

*

¿Qué crear? (Página en blanco)

*

Hice perceptible mi eco. Alzaba mi voz en el blanco infinito de la nada. Escuché mi voz, la modulé como quise. Rebotó y revoloteó en mí una sensación. ¿Qué crear?: Lo sé, mi alter ego. Un ser que sea yo, pero a su vez que no lo sea, que encuentre excusas y aciertos, que sea lo que yo quiera. Sigue leyendo

Días Perros: ¿Acabarán cuando se vaya el sol?

baile

Walter observa como Geti hace un strip tease

Director: Ulrich Seidi
País: Austria
Año: 2001
Duración: 120 min.

Solo voy a analizar algunas escenas de la película

Calificar una película como Días perros es sumamente difícil. Primero, no es fácil de digerir, el director quiere que te sitúes en las historias, que conozcas un poco de los personajes para luego desarrollarlos; aunque esto no quita el inicio violento que tiene el film. Segundo, la ausencia de musicalización en cada escena hace más puro y silencio el lenguaje del largometraje. El espectador es un cómplice mudo de los acontecimientos; es una propuesta más realista, más documental. Tercero, la mayoría de desnudos son de adultos mayores, uno cree que ya ha visto suficiente con los pechos de una mujer casi octogenaria, pero el director va más allá y te muestra la realidad desnuda. Esto último para muchos puede generar un síntoma de rechazo hacía las imágenes. Sigue leyendo

El secreto del séptimo sello de Ingmar Bergman

internet

Séptimo sello: la muerte y el caballero

Dirección y Guión: Ingmar Bergman
Suecia 1957
96 minutos

“Cuando el cordero abrió el séptimo sello, un silencio invadió por cerca media hora el cielo. Entonces, vi siete ángeles delante de Dios, y a ellos, les fueron dadas siete trompetas.” – Apocalipsis 8:1-2[1]. Con esta cita bíblica dicha por una voz en off, se apertura el film.

El caballero sin sonrisa

Antonious Block es un caballero, que junto a su fiel escudero Jons, después de diez años de luchar en las Cruzadas por Tierra Santa, regresan a su hogar. En el camino, Block, un hombre que se cuestiona la existencia de Dios y que desea conocer los arcanos del mundo, reta a la muerte a un juego de ajedrez. La muerte acepta, aclarándole que es impostergable que se lo lleve, a pesar de esto, Block, no le teme, está convencido que desde hace mucho tiempo –tal y como le confirma la muerte misma- lo viene siguiendo. Su cuerpo cansado, flagelado por el tiempo, le dicta que debe entregarse al manto de la muerte y darle paz; por otro lado su alma, le exhorta que no es tiempo, que antes de partir debería saciar su sed de conocimiento, pidiéndole a la muerte que si él llegará a ganar la partida (Block está seguro de hacerlo), le dé un lapso de tiempo para descubrir lo que su espíritu necesita: saber si hay Dios; la parca acepta. Así es como el ser humano despojado de sensibilidades innatas de su especie, como el miedo a lo desconocido (en este caso la muerte) toma la iniciativa de esconder dos piezas tras de sí, para que la muerte “a ojo cerrado” escoja el color de sus fichas. El negro, sin duda es el color representativo de la muerte, no sólo en la Europa desahuciada por la Peste Negra, que azota a la gente de mediados del Siglo XIV donde se ubica el desarrollo del film, sino de cualquier época y lugar del globo. Sigue leyendo

La paz es cuestión de muerte

Descarga: https://es.scribd.com/doc/251836959/La-paz-es-cuestion-de-muerte

El avión de aerolíneas Mal… fue alcanzado al promediar las tres de la tarde por un misil en una zona en conflicto. Los 298 pasajeros que abordaron el avión no tenían manera de imaginar que el cielo azul que surcaban con toda normalidad se convertiría en el infierno rojo de sangre y fuego que acabaría con sus vidas. Servicio de inteligencia de los países en conflicto hicieron un alto al fuego para tratar de averiguar quiénes eran los que estaban tras lo sucedido con el vuelo y tomar represalias sobre el asunto; ambos países querían deslindarse del problema y mantener su imagen internacional. Desde la casa blanca se hizo el llamado a ambos estados para que no tocaran nada de la escena y obligaran a los vecinos a dar sus declaraciones. La ONU también se puso en acción ni bien se supo la noticia. Todo el mundo quedó dolido por este accidente, nadie creyó poder justificar esta catástrofe natural, natural porque proviene del ser humano, aunque a estas alturas ya no sepamos bien, qué es ser humano. Los primeros diarios internacionales tuvieron acceso a poca información, sin confirmar, como por ejemplo que el ataque habría sido ejecutado por un grupo terrorista, o que, la intención de estos terroristas no era derribar este avión sino el vuelo donde viaja el presidente de la nación enemiga con la que están en guerra, guerra que nadie sabía a ciencia cierta cómo era que había comenzado o por qué. El grupo terrorista acusado de la masacre reaccionó de inmediato enviando un comunicado a las cadenas de prensa internacional desligándose de cualquier responsabilidad con el agravio; lo cierto es que el mundo estaba conmocionado y la carrera por encontrar responsables había comenzado. Sigue leyendo