¡Pobre hijos! ¡Pobre padres! ¡Pobre futuro!

¿Qué tipo de familias nos heredan la televisión nacional? Unos monigotes que fungen de muñecos ventrílocuos que repiten sin pensar las barbaries de una televisión acéfala. Padres e hijos que se indignan, respaldan o critican las miserias de “artistas” (¡ay! Putañosa acuñación hoy en día) que se ventilan a diario en señal abierta. Niños que tienen por héroes a “los combatientes” que jamás serán, en ninguno de los mundos posibles,  los mismos patriotas de la Batalla de Arica. ¡Jamás a pesar de tener la verija de un Pavón, podrán tener los huevos de Cáceres, El Brujo de los Andes! Mucho menos la gallardía de un Mauricio Diez Canseco sería comparable con la de un Caballeros de los Mares.

¡Los hijos cuántos disgustos causan a los padres! ¡Y los padres cuánto disfrutan de las comodidades de estos hijos de nadie! A esta noble tierra libertada por un argentino y un venezolano, cualquier hijo de vecino de Sudamérica llegar a ser “alguien. Se le sigue, se les endiosa cada vez que un niño llora por la firma o foto con su “ídolo”, no son Lolo, ni Cubillas, ni Chale, pero casi casi… se les puede llamar “Cracks”.  Se les pide hasta postular al congreso por un partido que irónicamente tiene de iconografía una estrella. Preparan libros que no solo recorren las librerías locales, quioscos, sino hasta llegan a la Biblioteca Nacional, mientras el escritor creativo, dedicado y sensible, termina empobrecido y despreciado como un Martín Adán muriendo en el olvido o desterrado como una Clorinda Matto de Turner. Basadre, Barrenechea, Valdelomar, Quiñones, Santa Rosa sufren apretujándose en los bolsillos de estos pobres diablos con billeteras Renzo Costa. Mientras madres asisten a sus clases universitarias con sus hijos en brazos, estos parásitos cierran discotecas de lunes a viernes y chupan Black Label. ¡Ay estos pobres padres que se sienten orgullosos del “talento” de sus hijos para fabricar dinero! ya no sienten vergüenza, y cómo sentirla, si miran el país a través de las lunas polarizadas de su camioneta del año o desde el último smartphone.

A quién le importa que Arguedas haya sufrido toda su vida por la reivindicación del indio y el folclor de la sierra, si una ex boxeadora dice que los que tocan las zampoñas son los “serranitos”. ¡Ay Vallejo! Si supieras que los Pacos Yunque aún no son libres por la culpa de estos complejos.

Si en 1780 ya hubiera existido la filmadora, la cinta con las imágenes de la revolución tupamarista ya hubiera sido suplantada por Fábrica de Sueños o Nunca Más. Qué diferencia entre los Llosa. Mario, nobel de literatura; Claudia cineasta de Hollywood; y Andrea conductora de un programa sensacionalista. Debería existir una norma por la cual podamos refutarle el apellido a alguien, así evitaríamos que un tal Aldo se apellide Mariátegui y que un “zorro” ensucie el Supe de una Blanca Valera.

¡Pobre radiografía de los hijos y padres! ¡Pobre radiografía del futuro! Pobre Basadre que anhelaba “La Patria invisible”, “ésa que será” y que nunca es…

Dios (no) está muerto[1]

Dios no está muerto la película

Dios no está muerto la película

Productora: PURE FLIX
Año: 2014
Web del filme: http://www.diosnoestamuerto.com/

Sinopsis del filme: Un joven universitario llamado Josh Wheaton quiere estudiar derecho para esto necesita pasar una clase de filosofía. Esta clase esta dictada por un profesor Ateo, el Sr. Radisson, que de buenas a primeras pide que todos sus alumnos apunten en un papel, como consenso, que Dios está muerto. Con esto el profesor podrá pasar a dictar sus clases con normalidad y aproximar a los chicos a la filosofía además de sus propias creencias. El alumno protagonista de la película tiene un problema, es el único de la clase que es confeso cristiano, por lo que no puede, no acepta firmar la máxima del profesor que Dios está muerto, por lo que el profesor lo reta a demostrar que Dios está vivo. Durante tres clases el chico tendrá que exponer a sus compañeros de clase que Dios vive y además convencer a su profesor, en su rol fiscalizador. El joven universitario pedirá al profesor que sea objetivo y que acepte que los chicos de su clase sean finalmente su verdadero jurado. Hay historias paralelas que se desarrollan, y que están conectadas entre ellas. Mina, La esposa del profesor, es cristiana, su hermano, Mark, es un empresario exitoso, ambos tienen una madre senil que ha perdido la memoria y vive en una casa de reposo. Mina es la que trata de verla constantemente, mientras que Mark es el que se ha negado a visitarla porque básicamente es un materialista y cree que pierde tiempo yendo allá. Mark, tiene una relación con Amy Ryan, una reportera claramente atea y que tiene un portal periodístico llamado “La nueva izquierda”. Además hay dos pastores que tienes planes de vacacionar, pero que por azares del destino (llámese Dios) no pueden salir, porque se les necesita en el pueblo. Sin saberlo vi cine cristiano. Sigue leyendo