Viviendo entre unicornios y arcoíris: Del fujimorismo y nosotros

Ojalá esta vez hayamos entendido algo del Fujimorismo. No solo es una facción política, se ha vuelto una “ideología”.   ¿Cómo luchar contra ella? No lo sabemos, nunca lo supimos y vamos a demorar en conocer las claves mientras nos encerremos en recordarle a la gente la dictadura de los 90’s, porque aquellos que son parte de su núcleo duro: o no quiere ver los crímenes de lesa humanidad, o no les importa la compra de diarios para la propaganda política o les parece una injusticia que el presidente que derrotó al terrorismo esté en la cárcel. Simplemente los seguidores del Fujimorismo siguen en una hipnosis que los mantiene en un plácido lugar entre unicornios y arcoíris del que no quieren despertar. Sigue leyendo

Anuncios

Días Perros: ¿Acabarán cuando se vaya el sol?

baile

Walter observa como Geti hace un strip tease

Director: Ulrich Seidi
País: Austria
Año: 2001
Duración: 120 min.

Solo voy a analizar algunas escenas de la película

Calificar una película como Días perros es sumamente difícil. Primero, no es fácil de digerir, el director quiere que te sitúes en las historias, que conozcas un poco de los personajes para luego desarrollarlos; aunque esto no quita el inicio violento que tiene el film. Segundo, la ausencia de musicalización en cada escena hace más puro y silencio el lenguaje del largometraje. El espectador es un cómplice mudo de los acontecimientos; es una propuesta más realista, más documental. Tercero, la mayoría de desnudos son de adultos mayores, uno cree que ya ha visto suficiente con los pechos de una mujer casi octogenaria, pero el director va más allá y te muestra la realidad desnuda. Esto último para muchos puede generar un síntoma de rechazo hacía las imágenes. Sigue leyendo

El secreto del séptimo sello de Ingmar Bergman

internet

Séptimo sello: la muerte y el caballero

Dirección y Guión: Ingmar Bergman
Suecia 1957
96 minutos

“Cuando el cordero abrió el séptimo sello, un silencio invadió por cerca media hora el cielo. Entonces, vi siete ángeles delante de Dios, y a ellos, les fueron dadas siete trompetas.” – Apocalipsis 8:1-2[1]. Con esta cita bíblica dicha por una voz en off, se apertura el film.

El caballero sin sonrisa

Antonious Block es un caballero, que junto a su fiel escudero Jons, después de diez años de luchar en las Cruzadas por Tierra Santa, regresan a su hogar. En el camino, Block, un hombre que se cuestiona la existencia de Dios y que desea conocer los arcanos del mundo, reta a la muerte a un juego de ajedrez. La muerte acepta, aclarándole que es impostergable que se lo lleve, a pesar de esto, Block, no le teme, está convencido que desde hace mucho tiempo –tal y como le confirma la muerte misma- lo viene siguiendo. Su cuerpo cansado, flagelado por el tiempo, le dicta que debe entregarse al manto de la muerte y darle paz; por otro lado su alma, le exhorta que no es tiempo, que antes de partir debería saciar su sed de conocimiento, pidiéndole a la muerte que si él llegará a ganar la partida (Block está seguro de hacerlo), le dé un lapso de tiempo para descubrir lo que su espíritu necesita: saber si hay Dios; la parca acepta. Así es como el ser humano despojado de sensibilidades innatas de su especie, como el miedo a lo desconocido (en este caso la muerte) toma la iniciativa de esconder dos piezas tras de sí, para que la muerte “a ojo cerrado” escoja el color de sus fichas. El negro, sin duda es el color representativo de la muerte, no sólo en la Europa desahuciada por la Peste Negra, que azota a la gente de mediados del Siglo XIV donde se ubica el desarrollo del film, sino de cualquier época y lugar del globo. Sigue leyendo