Apuntes del limbo democrático

Apuntes, dudas, teorías y problemas del  acontecer social y político nacional.

1.¿A quién se quiere tumbar? 2. ¿Milagros o acciones? 3. ¿Y si… muriera el preso? 4. Los movimientos de ideas mayores. 5. ¿Patear cráneos? 6. No golpees, informa. 7. Consciencia política.

1. ¿A quién se quiere tumbar? Las movilizaciones están buscando dar de baja a la candidatura de Keiko. La consigna general es que es tan corrupta como su padre por formar parte de su dictadura, se diría que estás marchas multitudinarias en la capital y en provincias es el eco de las marcha de los Cuatro Suyos (2000). El escenario ha variado: No vivimos en dictadura por ende, no se controlan los medios, no se ejerce represión en el pueblo, ni se compran los ministerios, etc. Sin embargo entendemos, sobre todo los ciudadanos de a pie, que el sistema se ha ido deteriorando en estos años de democracia. La ley que sigue siendo letra muerta y tiene más peso para unos que para otros. El caso más claro: El Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Por una lado lo interesante, en el presente, es que estás marchas han despertado una llama de esperanza en el país. Recordándoles a todos  que la memoria no es una montaña lejana llena de neblina espesa, sino el concreto en el que pisamos a diario.

Por otro lado, creo que todo ese movimiento no entiende en qué consta la democracia. Ni siquiera se han puesto en el escenario de que Keiko, sino es ahora, tal vez más adelante tenga la posibilidad de ser presidenta. De ahí mismo nacen estos movimientos de NOAKEIKO o Keiko será presidenta sobre mi cadáver, entre otros. En ellos no existe la remota posibilidad de que la hija del dictador tome el poder por vías legales. Es curioso, porque la misma memorística que tenemos para una cosa, no la tenemos para otra, sino pongámonos a pensar que Alan no se hubiera sentado nuevamente en palacio.

Hablo de democracia considerando que los grupos seguidores del Fujimorismo, están en su derecho en darle vida a un partido y que a pesar nuestro, se encuentra liderando las encuestas. Por supuesto a quién le importa las encuestas, si están maniatadas. Pero no hace falta disponer de este psicosocial para entender los avances del fujimorismo, miremos las elecciones del 2011 donde Ollanta le gana a Keiko en segunda vuelta y tuvimos que elegir entre “el cáncer o el sida” analogía propuesta por nuestro nobel Mario Vargas Llosa[1].

Por lo tanto las marchas qué proponen ¿No quieren solo a Keiko? ¿Quieren disolver Fuerza Popular? ¿Quieren que ningún ciudadano apellidado Fujimori entre a los comicios de está o futuras elecciones? ¿A quién se quiere tumbar?

2. ¿Milagros o acciones? Está claro que es una pugna por tumbarse el fujimorismo, sin embargo eso no asegura nada a futuro, les voy a decir por qué y para esto necesito escenarios ficticios e inclusos futuristas. Tachada la candidatura de Keiko, como sucedió con Julio Guzmán y César Acuña, ¿qué sucede después? Si esté milagro se diera, y todos sabemos que es imposible, continuaría la preparación del fujimorismo para la próxima campaña, o se creen ilusamente que esto para aquí, en esta escaramuza. Tal como los candidatos antes mencionados que salieron de la contienda actual, lo que resta es aprender de los errores, analizarlos y ejecutar un nuevo plan que los ayude a soslayar las leyes.

3. ¿Y si… muriera el preso? Conversaba con un amigo acérrimo antifujimorista, de los que si le pones a un pulpín naranjita de Fuerza Popular o del MODADEF, se lo comería completo y lo cagaría como si hubiera comido pescado podrido. Me comentaba lo que ya todos sabemos, que Keiko quiere llegar por a palacio para sacar a su padre. Sin embargo si muriera el preso, el escenario sería distinto. “A pesar del apoyo de los fujimoristas, Keiko caería por su propio peso porque no está preparada, ni lo estaría para gobernar.” Parece que con esta teoría el fujimorismo-dinastía se iría en picada, aunque lo dudo bastante.

4. Los movimientos de ideas mayores. En mi fuero interno me emociona ver a la gente en la calle, sin embargo no me siento identificado por la lucha, no por querer ocultar el pasado, ni ser cómplice como nos catalogan a los inactivos los mismos miembros de las marchas. Sucede que no veo un objetivo claro, o mejor dicho, un objetivo mayor, que pueda revitalizar el país. Simplemente se ve un contra… y no un pro… Se repite el tufo de las elecciones pasadas entre el sida y el cáncer, lo que sucede es que se quiere extirpar el cáncer y éste vuelve a aparecer; y se busca erradicar el sida, sin saber la cura. Ambas son enfermedades que persisten.

Una revolución necesita objetivos claros como lo menciona Gene Sharp en la entrevista para el documental “Cómo empezar una revolución”, documental basado en su libro de “De la dictadura a la democracia”[2]. En palabras de Sharp: “La idea de que la improvisación te proporcionará un gran éxito es absurda. Es exactamente lo contrario. Si no sabes lo qué estás haciendo, lo más probable es que te metas en graves problemas.[3]

Voy a apoyar la tesis de Sharp con una respuesta del libro de entrevistas “Las jornadas de Mayo[4] del Profesor universitario y sacerdote católico francés Jacques Durandeaux. En el libro hace una serie de entrevistas a algunos universitarios participantes  del Mayo Francés del 68[5]. Durandeaux  pregunta a un joven de 27 años licenciado en ciencias políticas sobre los efectos post revolucionarios y éste contesta: “(…) He vivido un momento de libertad que me parece muy difícil que pueda volver a tener en mi vida. Es una liberta anárquica, un poco loca, pero con un sabor extraordinario. Y después, a medida que los acontecimientos se van sucediendo nos damos cuenta de que hay un retroceso. El sabor decae. Luego, la perspectiva de una revolución brusca, violenta, se aleja y me doy cuenta de que se ha alejado por mucho tiempo. Entonces la solución es reformista: encontrar grupos, comités o partidos, refórmalos desde dentro, ir haciendo cambios poco a poco. Creo que eso es la solución.[6]

Por supuesto que se necesitan miras hacia dónde nos gustaría que desemboque todo esto. No son suficientes esas escaramuzas para reformar el gobierno, sabemos que la política está en declive y no estamos creando nuevas fórmulas para transformarlas. Lo mismo sucede con los entes del estado desde la policía hasta el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), en el caso del último se ha vuelto más descarado y nos espeta en la cara sus burlas a la democracia.

5. ¿Patear cráneos? Consejo: No hables con gente necia. Muérdete la lengua aunque te duela, respira profundo, aléjate del lugar porque en estas épocas es sumamente difícil llevar un debate alturado y les aseguro que no saldrá nada productivo de sentar a un pro y un antifujimorista. Es mejor evitarlo patear cráneos.

6. No golpees, informa. Las marchas han tomado un cariz aguerrido con pancartas y cánticos fuertes contra Keiko. Sin embargo de lo que carece la gente es de información veraz, de calidad. La semana pasada he leído un libro de un tirón, totalmente enganchado en la trama, que más parece un thriller de ficción que una narración de acontecimientos reales. José Ugaz abogado de la PUCP, nombrado Procurados Ad-Hoc en el 2000 para el caso Fujimori-Montesino, cuenta en “Caiga quien caiga” [7] el desmantelamiento legal de la mafia fujimontesinista.  Un libro de más de doscientas páginas, donde se cuentan los pormenores de las acciones del Procurador Ad-Hoc y sus colaboradores (periodistas, abogados, colaboradores eficaces) de cómo fueron desvelando los oscuros secretos del gobierno hasta hacerlo caer dándole paso a la democracia en el país. Por supuesto que todos hablan de la marcha de los Cuatro Suyos, por su simbolismo, pero nadie habla de este abogado o los colaboradores nacionales e internacionales, que incluso expusieron sus vidas y la de sus familias, en esta aventura necesaria para sacarnos de la dictadura. Por ende, todos andamos faltos de información y nos dejamos llevar por las pasiones revolucionarias sin comprender el trasfondo. Es necesario divulgar la información, no solo el libro de Ugaz, sino cualquiera que tenga referencia al tema, entonces ¿Por qué en vez de levantar pancartas, no se sientan todos en la plaza a leer el mismo libro o diferentes, pero alusivos al mismo tema? O ¿Por qué no todos compran un libro, o fotocopian las partes más importantes y las regalan a los transeúntes que no sean parte de la marcha?  Imagínense una lectura en la Plaza San Martín a una misma voz.

7. Consciencia política. Regresando a “Las jornadas de Mayo”, y ya para terminar, hay una respuesta que se replica entre los entrevistados (jóvenes que oscilan entre los 20 a 30 años) sobre los movimientos del Mayo Francés: Todos adquirieron consciencia política y reconocieron su rol participativo en la sociedad. Importante tener en cuenta esto: Los que hoy son múltiples grupos aglomerados por el NO, mañana podrían ser una organización en comicios electorales por un al cambio.

[1] http://elcomercio.pe/politica/gobierno/vargas-llosa-compara-ollanta-humala-keiko-fujimori-sida-cancer-noticia-290414

[2] Descarga el libro “De la dictadura a la democracia”: http://www.aeinstein.org/wp-content/uploads/2013/09/DelaDict.pdf

[3] Cómo empezar una revolución (Documental) https://youtu.be/dHezFksIM68?t=13m25s

[4] Colección 70. Segunda serie. Editorial Grijalbo S.A. México D.F. 1970. Versión al español de Inmaculada Rodríguez Flores.

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Mayo_de_1968_en_Francia

[6] Ibíd., p. 22.

[7] Editorial Planeta. 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s