Birdman: El círculo vicioso de la ignorancia

Birdman o “La inesperada virtud de la ignorancia”
Director: Alejandro Gónzales Iñárruti

Apunte sobre el diálogo entre Riggan Thomson (Birdman) y Tabitha Dickinson (Crítica de teatro) y una conclusión.

T: Voy a destruir su obra.
R: Ni siquiera la ha visto. ¿Hice algo que la ofendiera?
T: De hecho, sí. Ocupó un teatro que podía haberse usado para algo valioso.
R: Pero ni siquiera sabe si es buena o no.
T: Es cierto. No he leído nada de ella, ni visto ningún preestreno. Pero después del estreno mañana publicaré la peor crítica que jamás se haya leído. Y sacaré su obra de cartelera. ¿Quiere saber por qué? Porque lo odio a usted y a todos lo que representa. Niños, creídos, egoístas y consentidos. Felizmente inexpertos, sin erudición, ni preparación, para siquiera intentar crear arte. Dándose premios por dibujos animados y pornografía. ¿Miden su valor en taquillas de fines de semana? Esto es el teatro. No puede llegar aquí y fingir que sabe escribir, dirigir y actuar en una obra fanfarrona sin pasar primero por mí. Así que rómpete una pierna.
D: ¿Qué tiene que suceder en la vida de alguien para convertirse en crítico? ¿Está escribiendo una crítica? ¿Es buena? ¿Lo es? ¿Es mala? ¿Siquiera la vio? Déjeme leerla. (Le arrancha el blog de notas) (…) Vamos a leer su reseña. “Inepta”. Inepta es una etiqueta. “Deslucida”. Una etiqueta. ¿”Marginalia”? ¿En serio? Suena a algo que se cura con penicilina. Otra etiqueta. Son puras etiquetas. Lo etiqueta todo. Eso es ser perezoso. Usted es una perezosa de mierda. (Toma una flor de la barra del bar) ¿Sabe lo que es esto? ¿Sabe lo que es? No lo sabe. ¿Sabe por qué? Porque no puede ver las cosas si no las etiqueta. Confunde los ruidos en su cabeza con verdadero conocimiento.
T: ¿Ya terminó?
R: No. Aquí no dice nada sobre la técnica, la estructura o la intención. Solo un montón de opiniones idiotas sustentadas por comparaciones aún más idiotas. Escribe un par de párrafos y, ¿sabe qué? Nada de esto les cuesta un centavo. (Estrella un vaso en la barra). No arriesga nada. ¡Nada, nada, nada! Yo soy un maldito actor. Esta obra me costó todo. Así que le diré una cosa. Tome esta maldita crítica maliciosa, cobarde y pésimamente escrita y métasela…
T: Usted no es un actor, es una celebridad. Que quede claro. Voy a destruir su obra.

*

Confrontación biliosa, sin medias tintas, entre el arte y su moderno gemelo malvado: la celebridad. Este diálogo devela la hipertrofia del ego en ambos bandos. La crítica de teatro no puede concebir que un actor encasillado por muchos años en un papel en la pantalla grande pueda crear “arte”. El actor, está convencido de que la crítica no puede ser sensible a su pasión/trabajo porque no entiende espiritualmente lo que significa.

La crítica vomita todo su ácido sobre la candidez del actor diciéndole que su obra de teatro será sacada de cartelera rápidamente porque “lo odio a usted y a todos lo que representa. Niños, creídos, egoístas y consentidos.” El ataque es directo a la yugular. La fabricación acelerada y el éxtasis de la fama han hecho que las celebridades se concienticen en que todo lo que tocan se convierte en oro, midiendo su éxito únicamente por los réditos de las taquillas. “¿Miden su valor en taquillas de fines de semana?”, dice la crítica.

Siempre se ha dicho que los críticos pertenecen a una “especie” diferente, otra “raza”. Quizás sea cierto porque su escepticismo los sesga de las masas: uno de los temas que se tratan en la película. Aunado al discurso de Tabitha, podríamos colocarle la escena onírica donde Birdman, persigue a Riggan por las calles, incitándolo a hacer que el mundo lo aclame por su autenticidad creadora. Esa voz ronca (que nos recuerda al más oscuro y misterioso Batman), que todo el tiempo estuvo en off hablándole a Riggan, y que ahora se presenta desfachatadamente para robarnos la atención y obligarnos a oír su alocución – que va dirigida directamente a nosotros; el público-, nos dice “Mira a esa gente. Les brillan los ojos. Adoran esta mierda. Adoran la sangre, adoran la acción. No está basura habladora, deprimente, filosófica.

El problema histórico del arte: masa contra calidad; popularidad versus cuasi sectarismo. El reproche de la crítica representa a cualquier individuo culto, leído y entendido de las artes que se mantiene en la antípoda de las creaciones fáciles, vulgares, carentes de alma y por ende de trasfondo. Los guionistas, a través de Birdman, se atreven a lanzar un flemaso reprimido y amacerado por años al público espectador. Sí, a nosotros. ¿Por qué? Simple, nunca va a faltar en una sala del cinema o en el sofá de la casa, el que no entienda una película tan “loca”. ¿Cuántos se habrán animado a verla por toda la publicidad a raíz de las premiaciones? Justamente a ellos les habla Birdman en esta escena. Ahí lo tenemos hablándole supuestamente a Riggan directamente al rostro, pero recuerden que el protagonista “No existe”, él mismo no los hace saber en los diálogos de la obra que está protagonizando. Birdman nos salpica de esa flema pútrida a todos.

El arte no se puede medir por cantidad, el arte se mide por sensibilidad, por goce íntimo. Genera reflexiones y esas reflexiones generan pequeños cambios que no producen los productos prefabricados – por lo menos a los más conocedores del “verdader0” arte-. Todo lo contrario lo que hace una celebridad que busca exposición para crear riquezas sin sopesar el contenido al que representa. Por eso a la crítica le cuesta creer que un “Felizmente inexpertos, sin erudición, ni preparación, para siquiera intentar crear arte” quiera ser eso: artista. Mientras que, como ya dije, la celebridad crea productos en serie, el artista tiene que esperar la llegada de la musa para poder crear, está supeditado a ella y ni siquiera el mismo sabe de dónde viene y cuándo lo poseerá. Esa magia le da un estatus especial que lo diferencia del insensible que sólo busca engrosar una cuenta bancaria. Esa posición privilegiada la comparte con el crítico, que aunque no sepa crear, sabe apreciar. Tiene los conocimientos, y la experiencia para aseverar cuál obra vale la pena y cuál no. El crítico trabaja para la calidad, no para la cantidad.

“¿Qué tiene que suceder en la vida de alguien para convertirse en crítico?” Seguramente todos los artistas dura y cruelmente machados en un artículo por esta “especie superior” se han preguntaba muchas veces lo que Riggan. ¿Qué los vuelve especiales si ellos no saben nada de “la técnica, la estructura o la intención”? ¿Qué les da derecho a criticar y ningunear ese viro de la celebridad al artista, de la indiferencia al compromiso? Riggan ha pasado años bajo la etiqueta de un personaje: ha vivido sin contenido. Obnubilado y obsesionado por romper ese maldito epíteto cree que el reconocimiento que él está buscando para “inmortalizarse” –porque eso es lo que busca: ser recordado- tiene que provenir de que al final del camino su vida tenga un mensaje. Demostrarlo, es decir, inmortalizarse, supone un acto desesperado con un desenlace casual (dispararse a la cabeza con un arma real en pleno acto final y no morir). Este acto que al fin al cabo genera el morbo, le regresa y suma un estatus mayor al que tenía anteriormente por intermedio de su personaje, Birdman. Lo lamentable del final de la historia es que volvemos al mismo círculo vicioso a la vieja fórmula de volverse exitoso: El escándalo.

La intención de Riggan era quitarse la vida, pero el azar le jugo a favor dejándolo vivo aún para saborear su triunfo. La crítica, que no esperaba nada excepcional de él como artista, se reivindica y en vez de abolirlo con su artículo le otorga, ¡Oh pereza! Una nueva etiqueta: “Superrealismo”. Se nos revela un secreto: Los críticos y los artistas son de la misma calaña que nosotros: morbosos.

Yadir G.
19 may. 15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s