¿Qué admiramos?

Contenido: Los escándalos son primero. Lo que vale la dignidad. Don Nadie.

Carmen Rodrìguez

Carmen Rodrìguez

Los escándalos son primero

Un promedio de 4 semanas duró el escándalo de Florcita Polo, otro tanto el de Milena Vásquez y Edwin Sierra. Entre lágrimas, indignaciones y rencores los medios de comunicación nos mostraban sus dramas, defensas, acusaciones y arrepentimientos; y hasta conciliaciones. Por lo general estas noticias se difunden en días de alta sintonía televisiva y en programas como el Valor de la Verdad, magazines faranduleros y hasta en el nuevo formato, copia del sillón rojo de Beto Ortiz, de Gisela Valcárcel.

Hoy sábado 21 de junio de 2014, en el programa de Gisela Valcárcel está declarando la esposa del Puma Carranza, Carmen Rodríguez, el abuso a la que ahora, es su ex pareja, la sometió en su tiempo de relación. Harta de los abusos ha decidido denunciar, pero no sólo a las autoridades, sino en el programa de la Reina de la Televisión para que todo el Perú se entere que clase de persona es José Luis “El Puma” Carranza. Primero debo aclarar, que no soy de los que veo este tipo de programas, segundo, veo muy poca televisión, trato de ser consecuente con mis propias ideas (rebeldías).

Para el día de mañana, pero sobre todo para el lunes, todos los diarios, programas de TV, redes sociales y demás medios de “información” estarán hablando de esto hasta hostigarnos. Las secciones faranduleras de los noticieros no estarán haciendo el repaso de la noticia por la mañana; para cuando lleguemos al trabajo usaremos ese poco tiempo que tener hasta que nos acomodemos bien a las labores para ver en el Facebook los comentarios indignados de nuestros amigos; a la hora del almuerzo el restaurante al que solemos asistir, sintonizará seguramente, -si no es el fútbol-, “amor, amor, amor” donde se encargarán de darle más vueltas al asunto, mientras comemos nuestro rico menú de S/.7 nuestros compañeros discutirán sobre sus posiciones, pero sobre todos estarán de acuerdo que el maltrato contra la mujer debe parar (como un mantra de campaña). Esto pasará mínimo durante dos semanas, entre los que se nos pasarán noticias más relevantes como la recomendación de acusación constitucional por el caso de los narcoindultos contra el expresidente Alan García, el lanzamiento de una campaña vial para concientizar a los niños sobre el respeto a las señales de tránsito o que haitianos que son cruzados ilegalmente desde Perú a Brasil terminan como esclavos de las empresas brasileñas que los aprovechan para el sector de construcción; además de otras noticias internacionales que está moviendo al mundo, como el problema en Irak por la insurrección de los suníes contra el gobierno chiíes o la encarcelación de civiles chinos por pedir a los miembros del gobierno que develen sus finanzas a la población.

Lo que vale la dignidad

Con el tiempo este tipo de noticias antimorales se han hecho el pan nuestro de cada día; Amén. Ahí tenemos a una Tilsa Lozano, sentándose en el sillón rojo y hablando de su amor por el loco, y a la vez ganándose un buen billete por ventilar su vida privada. Un día, en el que estuve enfermo como hoy, me senté con mi sobrina a ver “Esto es guerra”, la verdad lo había visto de pasada en los periódicos, pero nunca le había tomado atención. Me di cuenta que en primera vista no reconocí a nadie, en ese momento usé los conocimientos de mi sobrina de 12 años para que presentármelos. Su conocimiento era superficial, pero si no me equivoco, -y voy a suponer que no me equivoco, porque no quiero perder mi tiempo investigándolos-, la mayoría han sido modelos. Hay otros entre los que están Kina Malpartida o Karen Dejo, que provienen de ámbitos totalmente distintos, que ya eran conocidos antes de estos programas. En esa ocasión pude ver como dos chicas del programa Esto es Guerra, habían quedado embarazadas y las sentaban en un sillón para escuchar sus impresiones. Nótese que esto duro aproximadamente media hora (Quizás exagere), en donde se la pasaron diciendo lo que esperaban en esa nueva etapa de sus vidas. No entendí bien ese proceder, ¿no se supone que se trata de un programa de concursos? En fin, me pregunté “Qué carajo me interesa su vida de estos fulanos” Pero mi sobrina estaba totalmente absorta en los mensajes que daba la pareja, dibujaba sonrisas picaras y vi cierta luz en sus ojos.

Eso es lo que muestra la televisión hoy en día: vida de personas que no han ganado nada intelectualmente hablando, pero que ganan millonadas por mostrar sus vidas, por ser la inspiración de la gente, porque les piden autógrafos, compran sus muñecos, álbumes, posters y más.

Todos fulanos han amasado una buena fortuna en el tiempo que están en televisión, no es necesario mostrar un cuadro con sus ingresos mensuales, el más nuevo de todos, mínimo debe estar ganando unos 3,000 soles, imagínense, que personas como Andy V o el Chamaco tengan este dinero ¿Por qué? Por hacer huevadas, exponer sus vidas y sobre todo, pelearse en televisión, tirar su moral y dignidad por el suelo por el billete. Mi discurso va a sonar un poco moralista, pero ante todos es una rebeldía, es un manifiesto que va en contra de seguir empobreciendo a los ciudadanos de un país que es tan golpeado por la discriminación, corrupción y falta de calidad de educación, que no nos deja progresar. Pregúntense si realmente necesitamos saber la vida de estas personas, ¿aporta algo para nosotros?

Don Nadie

Eso me lleva a preguntarme ¿qué admiramos en estas personas? En los colegios se habla más de Zumba que de Grau, se admira más a Paloma Fiuza que a Blanca Varela, es más autoridad Mari Carmen Marín que Susana Baca, podría seguir con los ejemplos, pero creo que es suficiente.

Un niño se acerca a Andy V y le pide un autógrafo, éste se lo da. ¿Qué pasa por la cabecita de ese niño cuando le pide su firma a ese “Don nadie” (Con todo respeto)? Ese niño debe creer que la televisión es una especie de lugar encantado que donde todos los que entran son más especiales que el señor que saca todos los días su carrito emolientero a las 5 am para trabajar, o que la señora que trabaja limpiando casas para mantener sola a sus dos hijos. Ese niño admirará a “Don Nadie” que la mayoría de peruanos lo conoce, pero por sus escándalos, les aseguro que ese niño lo conocerá más que a José Carlos Mariátegui que fue un peruano que a pesar de sus problemas físicos, -por los que tuvo que abandonar el colegio sin acabar la primaria si quiera-, es considerado como uno de los pensadores más grandes del siglo XX en Latinoamérica y en gran parte del mundo.

Argumentarán algunos que los problemas políticos y sociales en nuestro país son un tema tedioso, que estamos hartos de la corrupción que impera en nuestro país y que todo está, y que por eso buscamos distraernos, reírnos de algo para pasar el mal sabor de boca. Estoy de acuerdo, no podemos vivir sin distraernos, todos debemos tener un hobbie para no agobiarnos “por el trabajo, los vicios y la buena vida que no hay”[1], parafraseando una canción de un grupo nacional, pero por otro lado no nos estamos dando cuenta que nuestras mentes se vuelven endebles, maleables para actores políticos que se aprovechan de la inocencia y pasión de los faltos de información. En las elecciones del 2011 me di cuenta mucho más de cerca que en realidad tomamos el tema muy apasionadamente, elegimos un candidato según su discurso amigable o beligerante, ejemplo claro: todos temían que Ollanta llegara al poder para imitar el modelo Chavista, mientras que otros se volvían PPKausas sin conocer en lo más mínimo a PPK. Carecemos de información y de importancia sobre estos temas, es por ello que es tan fácil el modelo asistencialista, regalar helados, canastas de víveres o polos por un voto, por el simple hecho que vivimos de la información fácil, rápida que nos dan por ejemplo un diario como el Trome, que es el periódico más vendido a nivel nacional.

En defensa a los que leen este diario podría decir que no está mal que vean un resumen de las noticias, pero no nos podemos quedar con una única verdad, hay que contrarrestar, sopesar más data para poder hacernos una mejor idea de la noticia.

Conclusión

No importa cuánto se esfuercen los intelectuales, políticos y demás entendidos por decir que la educación en el Perú debería tener una mejor calidad con la visión de crear un mejor país para futuras generaciones, si no entendemos lo que pasa por nuestros ojos en estos días.

[1] Canción: Rutina; Grupo: Ni voz ni voto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s