Por la preservación de la poesía

La poesía en nuestra sociedad se esta convirtiendo en un género en extinción. Si los peruanos tenemos bajo índice de lectura, este género es el que menos atención tiene. Sigue siendo un goce para algunos “privilegiados” e indiferente para otros.

Decidí escribir esta crítica subjetiva, que espero represente una problemática a los poetas nacionales, luego de asistir al recital poético en el Anfiteatro del Parque Kennedy de Miraflores (Sábado 31 de marzo), que formaba parte del programa del Festival Internacional de Poesía en LIMA 2012 (FIPLIMA), donde me lleve una decepción después de escuchar a los poetas recién iniciados en este arte. Empero, este sólo fue el punto de ebullición que hizo manar esta critica.

Este mensaje contiene la esperanza de que la poesía nacional tome un nuevo rumbo, rompiendo los parámetros de sus conceptos históricos en busca de estrechar su relación con la sociedad, permitiéndole al público en general el goce de la genialidad de esos versos encriptados en poemas.

La poesía, ideas prestablecidas.

La índole de la poesía es introspectiva, por lo que le permite al autor explorar su ser hasta lo más recóndito sin detenerse a pensar si alguien lo entenderá o no. Sólo le importa aflorar sus sentimientos como reflejo de sus experiencias.

Poesía, es una invitación formal de parte del autor, a un viaje a su mundo interior, donde podrá conocer, todo aquel que se atreva a entrar, el amor, el odio, la alegría, la triste, la esperanza, la decepción, la vida, la muerte, una montaña rusa de emociones que el lector a bordará dependiendo del nivel de identificación que sienta con los textos.

Blanca Valera dice sobre su poesía, “Todo el tiempo lleno cuartillas, pero sólo escribo cuando algo realmente me ha tocado. Yo creo que en la inspiración, en la emoción. Me es imposible escribir un poema en frío, planificándolo. A mí el poema me sorprende, me viene, y es a partir de eso que lo trabajo y lo elaboro. La coherencia del poema se da a posteriori” (2).

Se dice que un poema puede ser interpretado de diversas perspectivas, que cada uno puede sacar sus propias conclusiones de su lectura y darle el significado que guste, por lo que el contenido, en muchos casos, es ambiguo para el lector.

Los insensibles del arte

En torno a la temática que abarca la poesía, que es vasta, desde lo personal (poesía lírica), la narración de hechos reales (poesía objetiva) o escondido los autores entre los personajes (poesía dramática), sigue siendo inteligible para los que carecen de “sensibilidad” para el arte. Para los insensibles,  las bellas palabras carecen de sentido lógico y son sólo eso, bellas palabras, que no logran trasmitir un mensaje claro, por lo que, los poco sensibles a la fragilidad del artista, quedan marginados.

El numen del poeta – hablando sobre la poesía subjetiva – es una forma ficticia de concebir una realidad interior, es una manera de maquillar una experiencia; tal vez para algunos no signifique nada y para otros signifique todo. En la filosofía se habla de poetas, como una suerte de adivinos que son iluminados como por endiosamiento, que componen versos estéticos, bellos, pero insuficientemente límpidos como para que ellos mismos los puedan explicar (1).

El hombre que no se cultiva

Luis Alberto Sánchez (Historiador) en uno de sus programas de entrevistas llamado “La hora de Luis Alberto Sánchez” (programa que estuvo en el aire hasta 1990), dedicó un espacio a José María Eguren, exhortando a la audiencia que no olvide a este gran poeta nacional ni su magna obra. Además muestra su descontento con la situación en la que se encuentra la poesía en aquel tiempo (Siglo XX) que es semejante al actual (Siglo XXI): “El público de hoy, que no es un público que no se interesa por Eguren, sino que no se interesa por la poesía,  y que no lee nada (…) Y no leyendo, no se cultivan y es como no comer, el hombre que no lee, es como el hombre que no toma proteínas…” (3) Luis Alberto Sánchez aquí habla sobre un lector perdido, sobre un público que poco a poco se extingue para la poesía, pero no sólo para ella, sino para cualquier género literario que amerite un pequeño esfuerzo en la comprensión. Desde esta arista, el problema es del público y no de la creación poética del autor.

Difusión inexistente.

En revistas, periódicos u otros medios de comunicación sólo encontramos reseñas de obras poéticas recién lanzadas al mercado, publicidad, mas no una muestra concreta del libro, no encontramos al menos un fragmento de la poesía que pueda animarnos a incluir ese poemario en la lista de compras de fin de mes. Empero, hay una excepción, el periódico La Primera, que en  su suplemento MOMENTOS de edición dominical, nos muestra diferentes autores mundiales y una breve muestra de su obra de vez en cuando.

Aquí no hablo de medios especializados en la difusión cultural, sino los medios comunes de la ciudadanía, por ejemplo en el caso de los medios impresos, El comercio, La República, Perú21, OJO, Trome, etc.

AMAUTA, la revista fundada por José Carlos Mariátegui, a pesar de haber sido de contenido político, ofreció espacios a poetas, para que puedan incluir sus obras en ella, con el fin de conseguir la difusión adecuada para respaldar sus creaciones.

Tu tinta es la mía: Plasmas lo que siento

No puedo hablar del público en general para decir esto, pero lo que espero de la poesía es que me haga navegar en su mar de versos, que cada una de sus palabras cale en mi ser como propias, como si las hubiera escrito con mi propia mano, con mis propios sentimientos, quiero entenderla, quiero sangrar con ella porque me identifico, porque la vivo.

Es obvio que el poeta se negará a cambiar los sentimientos, que impregna en papel con la propia tinta de su sangre, para darle a la gente algo más digerible. Seguramente para algunos se vería como un método facilista de comercialización o en el peor caso de prostitución de su arte, donde se afectaría seriamente la verdadera esencia del artista. Empero, se debe dejar de lado los objetivos personales para cederle paso a uno en común: la supervivencia de la poesía en la sociedad.

Propuesta por la conservación

Ajustando un poco la idea del plan lector en nuestro medio, debería proponerse una exposición de la poesía en los periódicos, revistas, programas televisivos o imprimirse libros de asequible precio, donde los poetas tomen como reto introducir una poesía con textos más compresibles para la sociedad. Que esto no signifique un cambio o traición a los principios propios del poeta, sino una alternativa para crear nexos hacia una forma de entendimiento masivo de la poesía.

Otra opción es crear una breve descripción en cada poema para que el lector pueda interpretarlo, incluso se podría ingresar un glosario de términos con los cuales el poeta se acerque al lector para que le de pautas de como entender su lirica.

Esto plantea una problemática, a debate abierto, donde se pueda discutir cual debería ser el fin de la poesía en la sociedad, que es lo que se necesita que entiendan, y que no. Se seguirá pensando que la poesía es difícil de apreciar como, por ejemplo, la pintura: la gente la contempla pero no la entiende.

Responsabilidades compartidas

A muchos poetas, les llega “al pincho” (parafraseando a un poeta de la Hora Zero) si venden un libro o no, ellos hacen lo que los gusta porque se les nace, se les sale por los poros de la mano y se dejan desangrar.

Mentiría si digo que la responsabilidad sólo recae en el autor y que el público no tiene mayor culpa en esta poca apreciación a la poesía, empero, el poeta debe sentir la necesidad y la responsabilidad de aproximar al público en general a la poesía por el bien de la preservación del género.

Por: Yadir Gómez

Bibliografía:

  1. La ignorancia de los poetas de la apología de Sócrates por Platón (http://bit.ly/JsE9Y2 )
  2. Blanca Varela, la poesía no tiene sexo. Revista de Arte y Literatura La Casa de Cartón, N° 8. 1985. Tomado de Copypasteilustrado.wordpress.com (http://wp.me/p1WoOv-4V)
  3. Luis Alberto Sánchez, sobre José María Eguren (17 de Abril de 1979). (http://youtu.be/2cBoLvubpdQ)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s